​Mi lucha como Mujer contra el estigma. Mary Domínguez, activista de Obertament Balears

A mis familiares, amigos y sociedad en general les pediría que no sean condescendientes, intransigentes, que no intenten dar soluciones, no busquen la cura, la solución es mucho más sencilla: acepten el trastorno, la enfermedad. No etiqueten a su gente, no les señalen cada día.

María, José, Luis, Ana, Ricardo, Pablo... Son sus hijos, hermanos, padres, amigos. Son altos, bajos, gordos, flacos, feos, guapos... y todos los calificativos que quieran ponerles. NO SON SU TRASTORNO.

No somos la enfermedad, no somos nuestro trastorno, el estigma nos daña y más a las mujeres que sufrimos doble estigma, la INCOMPRENSIÓN de parejas, hijos, padres... y la discriminación por ser mujeres. Cuando oímos "Tú no puedes andar sola, tú no debes fiarte de nadie, te van a lastimar, estás enferma"… Este maltrato psicológico al que nos exponen, nos hunde todavía más en la incomprensión de una vida injusta. Soy madre, soy hija, soy compañera y soy amiga. No soy mi enfermedad, soy Mary, tengo 52 años, sufro depresión-ansiosa, sé cuidarme y hacerme respetar. Un trastorno mental no me define, una crisis ansiosa no me califica. Aceptar mi trastorno ha sido más fácil que aceptar el estigma que ello conlleva.

La OMS dice: "Una de cada cuatro personas en el mundo padecerá en un momento de su vida un trastorno mental". Sentirme desautorizada, menospreciada, incapacitada por parte de familiares, amigos, compañeros y jefes por ser mujer con un trastorno mental diagnosticado te hunde, te lastima, te daña hasta tal punto que la soledad es tu mejor aliada y, a la vez, a mayor soledad, más fácil recaer, enfermar.

Eliminar el estigma es fácil, cuídennos con una mirada, con una caricia que diga: aquí estoy, cuando necesites ayuda ¡Pídemela! Y mientras tanto disfrutemos del momento, del aquí y el ahora.

Mary Domínguez


Que linda maestra es la vida.

Que te repite el examen cada día, hasta que por fin lo apruebas.

Ahora que se dónde el amor mora, en el presente, en el ahora.

Ramón Melendi.